MUSEO DE MEMORIA Y TOLERANCIA

museo_de_memoria_y_tolerancia_1

Tomada de: http://www.melodijolola.com/diversion/museo-memoria-y-tolerancia-donde-se-crea-la-consciencia

La experiencia que se adquiere y se vive en este museo es sumamente profunda, pues gracias a la manera en que está diseñado y en que “narra” los hechos, te atrapa totalmente haciendo que te olvides de las demás cosa y te concentres solamente en lo que el guía está diciendo, por lo que no sólo aprendes, sino que reflexionas. El museo de Memoria y Tolerancia es permanente, aunque cuenta con exposiciones fijas y otras temporales (como la del “Movimiento del 68”, que se exhibirá sólo unos meses).

Los objetivos que el museo tiene son incitar a la reflexión acerca de los crímenes que la humanidad ha cometido en contra de sí misma, como los genocidios, para que se erradiquen los hechos violentos que acongojan al mundo y se evite en un futuro algo similar; que las personas aprendamos de nuestra historia para no volver a repetirla y fomentar la tolerancia en todos sus aspectos, desde dejar de juzgar a alguien por su apariencia, respetar las opiniones de los demás y ser solidarios el uno con el otro. También se pretende dar un homenaje para todos aquellos que se fueron de este mundo sin merecerlo, a todo lo que pudieron llegar a ser y jamás olvidar lo que tuvieron que pasar, para nunca repetir semejantes actos de crueldad entre la humanidad.

museo_de_memoria_y_tolerancia_2

Tomada de: http://radioarquitectura.com/new-page/museo-memoria-y-tolerancia-ciudad-de-mexico-arditti-rdt-arquitectos/

El nivel de comunicación emotivo es el que más se abarca en el museo, pues desde que comienzas con el recorrido emociones dentro de ti surgen reaccionando ante las situaciones ahí plasmadas y lo exhibido, en el caso de los genocidios era meramente tristeza, indignación e impotencia al ver todo lo que esas personas tuvieron que pasar, y ni hablar del movimiento del 68 y el caso de Ayotzinapa, pues nos identificamos con la juventud que sufrió en esos casos y el enojo surge de repente. En cuanto al nivel didáctico era muy bueno, pues la información que se brinda se da de una manera que no aburre, al contrario, te atrae más, ya sea por la manera tan organizada en que te la dan, por los datos más relevantes y por la lecturabilidad tan buena que tenían, aunque el guía y la interacción con él ayudaban tan bien; además los materiales con que se cuentan son muy buenos, desde los audífonos que enfocan tu atención en la explicación del guía, hasta los audiovisuales presentados. En el nivel lúdico el museo se desarrolla de manera excelente también, pues la persona que te da el recorrido y te explica las cosas crea una empatía con el público, de manera que la interacción es buena y te hace aprender aún más; también se cuenta con actividades en donde el visitante del museo participa activamente mediante dispositivos electrónicos y herramientas didácticas.

Los elementos que con que se cuentan en el museo son de alta calidad, si bien no son de última tecnología, cuentan con su función de ayudar a los visitantes, por ejemplo, las exposiciones bien organizadas, no sólo cronológicamente, sino acomodando todos los elementos de una sala para que tengan un seguimiento en la narración de los hechos. Se utilizan pantallas y bocinas que reproducen videos a lo largo del museo, imágenes con texto legible para complementar y objetos que sirven para demostrar lo que te están diciendo. El idioma principal es el español, pero se maneja el inglés también, en el caso de la explicación de las imágenes y algunos videos. La manera en que te dan el recorrido es con audífonos con una misma transmisión por grupo, por la cual puedes escuchar exclusivamente a tu guía, logrando centrar y mantener tu atención en todo momento.

museo_de_memoria_y_tolerancia_3

Tomada de: www.myt.org.mx

Los objetos que se utilizan para las salas son en su mayor parte visuales y digitales, pero hay otros que captan tu atención demasiado y hacen que tus emociones se acumulen: los objetos pertenecientes a las víctimas en los diferentes genocidios y acontecimientos violentos. En el caso del Holocausto Nazi, los zapatitos de bebés y niños, así como la ropa que les obligaban a ponerse, equipaje que nunca llegó a su destino, utensilios y vestigios de una guerra; en los demás genocidios era común encontrar objetos similares, y en el caso de la exposición temporal del movimiento del 68, relacionado a Ayotzinapa, los libros, zapatos, ropa y demás que dejaron los estudiantes también son focos de tus emociones y atención.

Lo que estos objetos transmiten es la situación que se vivió, te generan una conexión con el pasado de modo que tengas un vínculo, por así decirlo, con las víctimas de dichos acontecimientos. Hay objetos representativos pero también explicativos, y cuando se combinan el impacto que tienen en el público es mayor, pues no sólo ves fotos, sino que ves cosas reales que pertenecieron a ese entonces, te demuestran lo reales que fueron esos hechos. Traen el pasado al presente para que recapacites y reflexiones, pero sobre todo para que actúes y que apliques el valor de la tolerancia en tu vida.

En lo personal, es el museo más completo de los que he visitado a lo largo de mi vida, y sin duda mi favorito, pues sí reflexioné acerca de lo qué pasó y de lo que puedo hacer yo para que no vuelva a ocurrir; poner ese pequeño granito de arena.

Página oficial:
http://www.myt.org.mx/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *